Stunt & Drivers by El Pera, Revista de Coches en Internet, especializada en el mundo del motor y Actualidad del automóvil, Noticias, vídeos, reportajes... Web oficial de Juan Carlos Delgado \

Home / El Pera y su mundo / El Pera Store /

"Volando voy" - El libro

Imprimir PDF

Juan Carlos Delgado, o mejor, El Pera, es el protagonista de una de las odiseas personales más disparatadas, increíbles y felices de la reciente historia española. ¿Quién podría imaginarse, en los comienzos de los años ochenta, que aquel niño que "volaba" delante de la policía, con apenas 7 años, conduciendo un coche robado, protagonizaría una espectacular rehabilitación, Ciudad Escuela de los Muchachos (CEMU) mediante, que le ha llevado a convertirse en piloto de carreras, periodista e incluso instructor de conducción evasiva para fuerzas del estado? Este libro cuenta la increíble vida de Juan Carlos Delgado, El Pera, contada por él mismo. Y por los que le ayudaron a cambiar.

Autor:

Juan Carlos Delgado, Antonio D. Olano y Alberto Muñiz Sanchez “Tio Alberto”.

Editado por:

GRV EDITORES

Prólogo:

La vida de mi amigo Juan Carlos Delgado da para escribir unos cuantos libros, y no sólo biográficos: utilizando simplemente datos sueltos de algunas pequeñas partes de lo que él ha vivido se podrían inventar muchas buenas novelas, y su historia condensa tantos temas de interés que también los ensayistas podrían construir un buen número de trabajos sobre ella. Pasolini, aparte de una novela y un ensayo, habría escrito un libro de poemas, y probablemente habría hecho además una película maravillosa, también llena de poesía... Los americanos acabarían enterándose de su existencia y harían un musical de rock sinfónico en Broadway y un peliculón lleno de efectos especiales en Hollywood. “A todo gas” con niños, casi nada. En la India podrían embellecerlo con más efectos, más canciones y más elefantes.

La verdad es que resulta bonito imaginar lo que el mundo de la ficción, de la fantasía y del espectáculo podría hacer sobre la peripecia vital estrictamente real de mi amigo.

Yo, de momento, he hecho una película que se llama como este libro que usted está leyendo. Es una película realista, a pesar de que mucha gente piense que hemos exagerado. Pero les cuento esto porque, aunque en ella he tratado de centrarme en sólo dos o tres años de infancia de Juan Carlos, reconozco que las casi dos horas con las que he contado se me quedaron cortas. Muy cortas.

Me alegra mucho por lo tanto que exista este libro que cuenta todo lo que yo tuve que dejar obligatoriamente fuera. Y me alegra muchísimo más que, con Juan Carlos, lo hayan escrito dos de las personas que más y mejor lo conocen, y, por lo tanto, que más y mejor lo quieren.

El primero, y Antonio Olano sabrá disculparme, es sin duda el Tío Alberto, coautor de estas páginas y protagonista a la vez de lo que en ellas se cuenta. Quizá muchos de ustedes ya sepan algo de la peripecia de Juan Carlos El Pera, y por lo tanto hayan oído que el prodigio de su transformación se obró gracias a que siendo aún muy niño llegó a Ciudad de los Muchachos de Alberto Muñiz, el Tío Alberto. Lo que han oído es cierto, pero este libro ayuda a conocer cómo fueron los detalles de aquel proceso, cómo fue la lucha día a día, tenaz, titánica y, en muchas ocasiones, frustrante, de un hombre que se empeño en que un crío de 11 años con un historial de delitos propio de un adulto volviera a ser de nuevo el niño que en realidad era, y abandonara una vida de atracos y violencias que estaba claro que le condenaba a un futuro terrible.

Preparando el guión de la película, y después de conocer la infinidad de anécdotas sorprendentes que sus protagonistas me contaron, mi mayor empeño era en entender cómo se produjo el clic, cuál fue el momento en que El Pera estuvo dispuesto a dejar de ser un pequeño matón, cuándo empezó a estar preparado para abandonar las carreras en coches robados huyendo de la policía, las relaciones con mujeres adultas, los atracos a bancos y el dinero a manos llenas... Cuando recuperó la valentía necesaria para volver a ser lo que le correspondía en ese momento, un niño. Pues este libro cuenta todo eso y lo cuenta maravillosamente bien, porque insisto en que lo han escrito los artífices de su historia real.

El Tío Alberto primero, y Antonio Olano después, han sido los dos mentores del cambio que experimentó Juan Carlos Delgado, y desde entonces han estado junto a él cuidando que, sobre todo en los primeros años, esa obra no se torciera otra vez.

Con Antonio Olano Juan Carlos terminó de completar una educación y una formación que le han llevado a codearse con algunas de las personalidades más destacadas del ámbito de la cultura, las artes, la política, el deporte (el adorado automovilismo, cómo no) y las finanzas. Él y el Tío Alberto son sin duda los artífices de que aquel niño extremadamente conflictivo y violento se convirtiera primero en un joven y después en un adulto integrado en el mundo, con metas profesionales y vitales constructivas, implicado en los problemas de su mundo y generoso en su trabajo y su ayuda. Todavía (y espero que siempre) un poco canalla y rebosante de la misma rapidez mental que ya le caracterizaba cuando estaba del otro lado de la ley. Y, por encima de todo, con un corazón enorme que yo he podido apreciar durante estos cuatro años en que hemos hecho nuestra particular VOLANDO VOY.

Juan Carlos, Alberto, Antonio: gracias por dejarme escribir este breve prólogo. Y a todos ustedes que empiezan a leer este libro, prepárense bien, pónganse cómodos en sus asientos y abróchense los cinturones.

Miguel Albaladejo

 

STUNT DRIVERS SOCIAL